Corea del Norte dice que ha completado una prueba de misil que podría impactar en EE.UU.

Anuncios

sÃOO PAULO, SP (FOLHAPRESS) – Corea del Norte dijo este jueves (13) que la prueba con el misil nuclear que realizó la víspera fue exitosa. Según Pyongyang, el proyectil disparado fue un Hwasong-18, una versión más moderna del arma balística intercontinental del régimen de Kim Jong-un.

El lanzamiento se produjo el mismo día en que los rivales del país asiático se reunían en la cumbre de la OTAN, la alianza militar occidental. El proyectil dio la voz de alarma en Japón y cayó al mar tras volar durante 74 minutos.

Según la agencia estatal norcoreana, KCNA, se trata del vuelo más largo de un misil en el país. El régimen dijo que el artefacto, que tiene capacidad para llegar a territorio estadounidense, recorrió 1.001 km y alcanzó una altitud de 6.648 km. Las imágenes publicadas el jueves muestran al dictador Kim Jong-un sonriendo y aplaudiendo enfáticamente el tiroteo junto a su esposa y ayudantes.

«La prueba de fuego es un proceso esencial destinado a desarrollar aún más la fuerza nuclear estratégica de Corea. [do Norte] y, al mismo tiempo, servir como una fuerte advertencia práctica”, dice el texto de KCNA, que agrega que el lanzamiento generó una “enorme explosión” que sacudió “todo el planeta”. La agencia acusó a Washington de aumentar las tensiones en la región al enviar submarinos y bombarderos a la península de Corea y realizar ejercicios con las Fuerzas Armadas de Corea del Sur, también el rival geopolítico de Pyongyang.

El régimen de Corea del Norte ha dicho que la crisis de seguridad ha llegado a su fase más crítica después de la Guerra Fría. El líder Kim Jong-un, quien supervisó personalmente la prueba, dijo que el país tomaría medidas cada vez más fuertes para protegerse hasta que Estados Unidos y sus aliados abandonaran lo que llamó políticas hostiles.

El Hwasong-18 se probó en Corea del Norte por primera vez en abril. El combustible sólido consumido por el artefacto facilita su almacenamiento y transporte. También permite lanzar el misil sin previo aviso ni tiempo de preparación. El régimen dice que el arma «aumenta la capacidad de contraataque nuclear».

El lanzamiento del miércoles (12) fue condenado por Washington, Seúl y Tokio: el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, incluso se reunieron al margen de la cumbre de la OTAN para discutir la amenaza, y este último afirmó que tales acciones requería una cooperación aún más estrecha entre los dos países asiáticos y los Estados Unidos.

La Casa Blanca también emitió un comunicado sobre el tema. «Este lanzamiento es una violación flagrante de varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que aumenta innecesariamente las tensiones y amenaza con desestabilizar la situación de seguridad en la región», dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Adam Hodge, según el texto. Poco antes del lanzamiento del misil, altos mandos militares de las tres naciones habían estado juntos en una rara reunión trilateral en Hawái.

El lanzamiento del Hwasong-18 se produce apenas dos días después de que Corea del Norte acusara a Estados Unidos de utilizar aviones espía para violar su espacio aéreo y condenara los planes de Washington de desplegar submarinos con misiles nucleares cerca de la península.

Estados Unidos anunció en abril que un submarino con armas nucleares atracaría en un puerto de Corea del Sur por primera vez en décadas, pero no especificó cuándo. Se espera que el próximo mes, las fuerzas estadounidenses y surcoreanas comiencen ejercicios militares anuales a gran escala. Corea del Norte ve las maniobras como preparativos para una eventual guerra contra el país.

El lanzamiento del miércoles siguió al peor fracaso del programa de misiles de Kim Jong-un, el lanzamiento abortado del primer satélite espía del país en mayo. Solo ha habido algunos lanzamientos de rango más pequeño desde entonces. También se llevó a cabo coincidiendo con la cumbre de la OTAN, que finalizó el miércoles en Vilnius, la capital de Lituania.

La acción mantiene alta la tensión en la península, que el día 27 se cumplen 70 años de la división prevista en el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea (1950-53). El conflicto enfrentó a las tropas capitalistas locales del sur, apoyadas por los EE. UU., y los comunistas del norte, que a su vez contaban con el apoyo de China y la Unión Soviética.

Hasta el día de hoy, Seúl y Pyongyang están técnicamente en guerra, dada la falta de términos firmados de paz y reconciliación. Desde el año pasado, una serie de pruebas de misiles por parte del Norte y provocaciones militares abiertas por parte de estadounidenses y surcoreanos han aumentado aún más las tensiones.

Lea también: Joven torturó y mató gatos y luego compró otros nuevos para dárselos a su madre

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies